Monday, November 24, 2008

I´ve got it down to a fine art

No me gusta que me llamen a decirme Toti no está bien. En algún lugar es como si yo no hiciese lo necesario para evitar que una cadera envejezca, para asegurar que el tembleque se detenga o desacelerar una respiración agitada. Porque creo que hice. ¿Todo? No sé, no creo tampoco.
Qué buen invento esto de la culpa, un mecanismo casi perfecto. No falla nunca.

Labels: ,

8 Comments:

Blogger Anita said...

la culpa...para mí es un buen invento de los padres...
y vos, suerte que te ayuda El Sr. Transferencia...yo no me animo a que me ayuden y me la guardo para mí sola.

8:06 AM  
Blogger perica said...

y eso que nos sos escorpiana...

8:19 AM  
Anonymous Anonymous said...

nunca, nadie, va a poder expropiar del pueblo de jhavé la patria potestad de la culpa, es nuestra, así lo ha sido por casi 6 mil años a fuerzas de mammes descompuestas y tradiciones rotas, nadie se atreva, a tocar a mi culpa, porque mi vieja, es lo más grande que hay, decía yeudi napolitano

8:42 AM  
Anonymous Anonymous said...

charlotte, cada vez que ando por el centro me agaarran ganas de encontrarme con Ud. para charlar pavadas en algún bar.
Lástima que nunca me animé a mandarle el mail correspondiente.

Ud. qué opina, tendría que hacerlo?

Francisco

10:31 AM  
Anonymous Anonymous said...

Una merda la culpa, una merda.

10:43 AM  
Blogger laura said...

La Culpa es suculenta, tremenda, gelatinosa, tiene muchas caras y patina cuando la querés agarrar. Tiene ventajas. Su esencia le da ventajas.

Y eso q no sos ariana.

12:24 PM  
Blogger M. (Una Ramera) said...

No se puede decir mucho. La culpa es un mecanismo perfecto. Y siempre quedamos enredados en sus engranajes.

5:45 AM  
Anonymous Anonymous said...

No pida permiso, Francisco.

5:49 AM  

Post a Comment

<< Home