Tuesday, December 11, 2007

The Rolling Gardens of Babylon

Todas las mañanas me cruzo con una señora boliviana de caderas anchas y enormes tetas, con una colita de un pelo negro azabache que le debe llegar bien por debajo de la cintura cuando se lo suelta. Va empujando un carro bajo que es casi una puerta acostada con cuatro ruedas y encima carga un montón de plantas con flores para vender. Siempre tiene una Santa Rita de un fucsia chillón que se trepa por una caña, un jazmín de leche que solo larga olor por las tardes, muchas petunias de colores y algunas margaritas que no se abren hasta que les pega el sol. Entre las macetas de plástico negro, si te acercás, dormido como en la mejor de las cunas, hay un bebé de unos 8 ó 9 meses. Cuando lo espío por las mañanas siempre está dormido y ni se inmuta mientras su mamá mueve las macetas, le cobra a los clientes y baja los cordones con el carro sacudiéndolo un poco. Por las tardes está despierto a la sombra de las flores y se turna entre chuparse el dedo gordo de alguno de sus pies o jugar con los pétalos que están más sueltos y se le van cayendo encima por Esmeralda que es bastante ventosa.

Labels:

20 Comments:

Blogger Cosima said...

¿¡Somos vecinas!?

Yo a virginia (una ídem que recorre mi barrio los sábados a la mañana) le compré tres hortensias, una rosa federal, dos begonias, un asplenium y una spatofilium, todo porque es (1) barata y (2) me impresiona mucho como carga a su bebita de un mes en su poncho atado al cuerpo. La bebita se llama Soraya. Tomá. Nombre de reina.

Cuando la veo te digo que se me pasan muchas penas de malcriada.

7:28 AM  
Anonymous jackie brown said...

esas mujeres saben bien de crianza natural.(tan de moda por estos lares)

9:17 AM  
Blogger dholo said...

uno de los posts que más me han gustado. ovación de pie.

10:06 AM  
Blogger Almirante Margarito said...

Esto que has escrito me recuerda un poema precioso de Manuel Castilla. Si encuentro el libro te lo envío (en internet no se consigue...)

10:26 AM  
Blogger perica said...

la imagen de ese bebe con los petalos cayendole encima se me vino asi tan clara.tan hermosa.

12:31 PM  
Blogger Lexi said...

un cuadro lo suyo!
salu2.

12:50 PM  
Anonymous Carla said...

Kiero una pintura enmarcada de esa imagen.
Igual, se me estrujó el corazón.

1:12 PM  
Blogger notansoez said...

sí ovación de pie

ovación de pie ésta y también aquella de los charcos llenos de nubes en la vereda

5:51 PM  
Blogger laura said...

Me quedé sin nada original, todo sería repetición.
Terminé de leer, cerré los ojos y vi: a ella, al bebé, a los pétalos, a Esmeralda bastante ventosa. Creo que a sus uñas coloradas deslizándose por las teclas, también. Creo.

Un don.

gracias

Notansoez: el del charco con las nubes, ese sí, mal.

7:22 PM  
Blogger Maggie (in Spain) said...

me pasa como a laura
qué grande charol.

2:31 AM  
Blogger Elige Tu Propia Aventura said...

lindisimo blog
esmeralda a veces es muy ventosa.

9:52 AM  
Blogger Ruy Guka said...

Qué otra cosa que bonita la imagen. Aunque sea un adjetivo hiperutilizado.

10:45 AM  
Blogger Almirante Margarito said...

Me equivoqué. El poema al que me refería más arriba sí se consigue en internet. Lo había subido yo mismo. Qué vergüenza.
http://yoesotro.blogspot.com/2006/08/su-sueo-me-quema-todava.html

10:51 AM  
Blogger Marina said...

lindísimo, y triste, así las cosas.

saludos

12:17 PM  
Blogger LoLa said...

demasiado lindo! voy a copiarme de otro comment: un cuadro
hermoso

9:52 PM  
Anonymous alias said...

turutututututuuuuuuuuuuuuuuuuu( sonido del pincuyo)

6:52 AM  
Anonymous egoparl said...

hermoso, pacífico. tan pantoneante que me faltó ver el color del carro ,la ropa de la madre y las marcas en la piel de su cara. Te invito a la fiesta de la colectividad el próximo domingo cerca del 12/10 al lado de la cancha de San Lorenzo para que nos llenemos de colores y olores andinos. Trae un arquitecto para que nos ayude a descifrar los conventillos/callejones con bow windows, titulo de propiedad y puertas que abren para afuera. Antes de volver a occidente pasamos por el bolevard Corea y tratamos de comprar algo en la panadería donde no hay ningun vestigio de occidente, ni números arábigos en los precios de los carteles. Al atardecer volvemos a occidente. Y más que para ver la fiesta de Copacabana, para poder leerte después.

1:21 AM  
Blogger Marina said...

buena fiesta esa que le proponen Ch.
Fue???

saluttis

6:25 AM  
Anonymous Anonymous said...

El título es lo mejor

9:26 PM  
Anonymous Ciudad said...

Buen tema para un cuento de Cortázar.

3:26 PM  

Post a Comment

<< Home