Friday, December 07, 2007

Just Shopping Around

Anoche comí con amigos abajo de la autopista, donde está Piégari y esos. Siempre me sorprendió que algunos de los restaurantes más caros de Buenos Aires estuviesen ahí abajo. Esa noche que estábamos en el piso veintialgo mirando por la ventana y seguramente fumando alguna cosa le dije:
-¿Sabés adónde quiero ir? A un puterío, cabarulo, esos lugares solo para tipos. Me embola que no podamos ir las minas a conocer esos lugares.
-¿Querés ir?
-Re.
-Vamos.
Caminamos las pocas cuadras hasta la esquina de Alvear, justo enfrente del hotel mientras me dictaba las instrucciones.
-¿Y si me encuentro con un amigo de Toti, ponele? ¿O marido de amiga?
-Te quedás callada. Este no es tu territorio, ¿ok?
El clásico caballito y Black escrito con letras. En la entrada un señor altísimo nos recibe, lo mira a el, a mí, de nuevo a el.
-Buenas noches. Y nos hace pasar como si fuésemos ahí todas las noches.
Yo ponía cara de relajada por si registraban mi emoción y decidían arruinarme el programa. La señorita de la entrada, de profundo escote también nos miró de arriba a abajo y dijo sonriendo:
-¿Conocen la mecánica del lugar?
La mecánica del lugar. Yo tenía instrucciones de no hablar.
-Sí.
-¿Fueron recomendados por alguien?
-Rocco, de Piegari.
Miro sorprendida y armo montoncito de dedos maleducado pero disimulado con solo tres dedos como preguntando, ¿de Piegari? ¿Qué decís, man? Me toma de la mano solo para bajarla y mirarme con cara de Calláte nena.
La mecánica del lugar era simple. Mucho extranjero con billete (era febrero) mucha chica linda bailando. Una hizo inclusive un baile sobre la mesa y todo. Yo me di el gusto de colocar billete debajo de la tirita de la bikini y sonreir. Sólo había que seguir una instrucción.
-No hables con las chicas que si no piden el trago Black y nos cagan mal.
Eran las épocas en las que en Buenos Aires todavía se podía fumar. Hice señas a una para que me diese fuego. Algo así como en "Dígalo con mímica y no hable con las trabajadoras de la noche porque sale caro". A otra le pregunté por el baño, ya sin mímica.
-You´re not sticking to the rules, girl- el es muy estricto en sus reglas- behave.
Cuando se acercó la chica con la caja de cigarros preguntando si queríamos hacer contacto con alguna de las chicas yo decidí comportarme.
-No, gracias. Estamos mirando nada más. Cualquier cosa te aviso.
Una frase que me conocía de memoria de haberla repetido y repetido en cuanto negocio chino y shopping me he metido en mi vida. Fueron dos segundos más y de repente tuve una urgencia espantosa por irme,
-¿Vamos? La prostitución me pegó para atrás.


Amnesia. acabo de ver que esto ya lo había contado acá. Claro, cada vez que paso abajo de la autopista pienso lo mismo. Asociación instantánea.

10 Comments:

Anonymous Mags said...

Lo importante es saber que ya lo estás escribiendo desde otro lugar.
O al menos eso parece...

11:03 AM  
Blogger Marina said...

yo tbn quiero ir a uno de esos pero me darían ganas de subirme y hacer algún papelón en el caño, seguro.

saludos

11:05 AM  
Blogger Marina said...

This comment has been removed by the author.

11:05 AM  
Blogger Marina said...

parece que todo cambia. Mi comment en el post anterior había sido "yo lloré con El Beso también", y ahora le hice un comentario sobre lo que haría en el caño...debe ser la influencia de Tinelllissss

saludos Ch.

11:10 AM  
Anonymous bicho said...

xq no prueba con los bares de travestis del centro de florencio varela?

1:38 PM  
Blogger Conz said...

iba a decir lo mismo que marina.
me encantaria ir... onda, con una pareja, los dos re bien vestidos y todo lo demas.
pero claro... se que o 1) me tiento de la risa 2) me da asquito 3) me sale la feminista que hay dentro mio o por ultimo (y mucho peor) me termino subiendo al escenario.

3:41 PM  
Anonymous ff said...

Mirá, yo no la había leído y tampoco conocía la mecánica del lugar, ni sé si iría porque me la pasaría mirando de arriba a abajo a los tipos que van a ir tratando de entender qué onda (parecido a lo que le pasa a un tipo cuando las chicas lloramos porque el pelo está con frizze), bienvenida la enseñanza

3:58 PM  
Blogger Cosima said...

How very convenient el lugar.

Muchas gracias por el insight.

si algun día decido ir ya sé a dónde y qué hacer y qué no decir.

Exhilarating!

1:32 PM  
Anonymous jackie brown said...

haaa que bueno se entraba con contraseña?

yo fui a uno tambien, ..un poco por curiosidad y otro poco no.

bailaban arabe..rompian platos...
fui hasta el baño...charle con las chicas, mientras nos pintabamos,y como era epoca de elecciones los comentarios eran buenisimos, le sacaban el cuero a los clientes

..recuerdo un baile entre japoneses que no termino muy bien.
una chica se levanto de una mesa y salio al escenario a sacarse, entre baile y baile, un poco de ropa, cuestion que la hecharon...no, no fui yo.

4:26 PM  
Anonymous Ciudad said...

No Clarice, esto no es prostitución. Y si lo es, viene con esa pátina grasienta de "tourist trap" que se ve al menos una vez por cada ciudad que uno visite.

Prostitución es Uruguay 188. Es "Affaire", en Paraguay y Pueyrredón. Es olor a perfume barato y acento centroamericano. Eso es prostitución. Lo demás es una ilusión que venden a sus amigos. Les hacen creer a cambio de unos cuantos dólares, que son ricos, y que no son gays, sólo por un rato.

3:24 PM  

Post a Comment

<< Home