Thursday, October 19, 2006

Black Ballerinas Can't go Wrong


Mi amiga S, que vive en Londres siempre se refirió a sus chatitas negras como sus "Black Ballerinas can't go wrong". Ella sostenía que con ese par de zapatos no te podés equivocar. Se lo discutimos toda la vida y con el tiempo le dimos algo de razón. Pasaron los años y terminaron siendo las "Cangou" y toda prenda caballito de batalla pasó a ser un jean cangou, la remerita blanca cangou, botas negras cangou y así a toda prenda básica del guardarropas.

Decido restringirme al blanco -Ruttini Sauvignon Blanc- para no mezclar y rendirme al cansancio que arrastro desde hace casi una semana. El tinto me palma. El blanco me pone verborrágica y termino por quemarle la cabeza al comensal a mi derecha con conceptos como la semiosis infinita que por alguna razón supuse venían a lugar. En un momento me miró y dijo: “El último libro que leí fue Platero y yo hace como 25 años…”. Vuelvo a concentrarme en el vino que está riquísimo y sorprendentemente siempre se mantiene al mismo nivel en la copa a pesar de que tomo y tomo.
La mañana es perfecta. Humedad en su punto justo para el pelo y temperatura ideal, algunos grados arriba serían la gloria, pero me conformo. Elijo un atuendo que nada tiene que ver conmigo, pollera ancha con vuelo y larga, larga con unas chatitas que se parecen un poco a Cyd Sharisse en American in Paris o no, mejor a las que usa Audrey en Roman Holiday. Son tan femeninas que me miro los pies en las vidrieras. Sí, esas. Solo me falta un scooter y Gregory Peck, y las calles de Roma, y esos ojos y esa levedad de ser…

8 Comments:

Blogger Bola Ocho said...

Me emociona leer que toma vino blanco, Charlotte. Le juro que estoy casi al borde de las lágrimas.

Hace muchos años, me acuerdo claramente que las chicas solamente tomaban vino blanco. Un día se le animaron al tinto y nunca más lo largaron. Hoy me cuesta más convencer a alguien (chica o chico) de que me acompañe con una buena botella de chardonnay -Weinert por ejemplo- que ver una película de más de cuarenta años en blanco y negro.

Uno de estos días el blanco volverá con furia, lo sé. Y ese día voy a recordar que usted y yo, no lo dejamos ir del todo nunca.

9:18 AM  
Blogger kolyiken said...

Todo es tan intertextual que le escapa a los colores, al vino, al clima, a la vida misma.

Es como el vestidito de la Sharapova, moderno y Hepburn a la vez.

El domingo 29 cuidado con el tránsito, 42K de Buenos Aires.

10:10 AM  
Blogger Charlotte said...

Yo nunca lo dejé ir, es verdad. Consígase un Yellow Tail, value for money que le dicen. Lo probó?
No me podía hacer la observación del tráfico hoy Koly que casi me lleva puesta una furgoneta en la sesquina de Paraguay y Esmeralda?

10:38 AM  
Blogger LUCRECIA said...

MUy entretenido tu blog, besos Lu.

1:57 PM  
Blogger kolyiken said...

Hago hincapié en el domingo 29 porque toda la ciudad va a estar cortada por la mañana.

Check: http://www.maratondebuenosaires.com/mapa42k.html

Avisar esto a la comunidad no atlética es mi buena acción del año.

3:43 PM  
Blogger El Canilla said...

Rubia, lo tuyo es muy bueno.
De como conectar las chatitas, LA Hepburn !!! y el flaco Peck de esa querible peli.

Espectacular.

12:33 PM  
Blogger Charlotte said...

Todo junto y en botica, así funciona mi cabeza...
A veces tan desordenada que parece un bazar del once.

12:56 PM  
Blogger anibal buede said...

te veía mas parecida a Grace Kelly en el clasico de Hitch, por las callejuelitas de Montecarlo pero...
siempre olvido que los aires de reina te dan asco, como las arañas...
Igual Cary Grant tampoco se parece a mi...

6:29 AM  

Post a Comment

<< Home