Wednesday, July 04, 2007

Everything else of Charlotte sometimes so far away

A los 17 me sabía todas las letras de las canciones de The Cure y te recitaba con puntos y comas (casi acordándome de dónde se pasaba de una página a otra) la mayoría de los poemas de Hardy, sobre todo los escritos entre 1912 y 1913. Mi madre se alegraba de verme caminar por la casa con una copia de alguna novela vieja en la mano y alivianaba su pesar por las 6 materias en diciembre y las 2 a marzo. Suponía que con Lady Chatterley aprendería algo acerca de los “facts of life”. Yo saqué Lolita de la biblioteca del cuarto de al lado, uno que se llamaba The Grass is Singing y toda una pilita que estaba en el último estante y a los que muchos años me habían dicho Not for now, maybe later. Yo concluí que a diferencia de mi casta adolescencia, la gente se calentaba y cogía mucho. Y eso estaba muy bien. Después hubo una época en que mi madre me pasaba cosas de Vonnegut, T. Williams y todo así mezclado hasta que una mañana de domingo leyó algo de Barnes y Amis en el diario y se fanatizó antes de leerlos. De ahí en más fue una seguidilla del dúo.
Cada tanto íbamos al centro a Joyce, Proust (¿and sons? ¿and co.?). Me pregunto si sigue existiendo esa librería. Algunos de mis libros todavía tienen la etiqueta pegada en la primer página. Mi madre dice que el dueño se murió, en realidad dice que cree que le dijeron que el señor había muerto. O que lo asesinó la devaluación. Cuando llegábamos nos recibía con un saludo muy formal pero cariñoso, nos hablaba bajito y nos llevaba hasta la pila de libros nuevos que habían llegado. Nos quedábamos los tres quietos mirando la pila mientras el nos contaba (siempre bajito) como si se tratase de un bebé recién nacido durmiendo en la cuna de nursery de hospital. Después nos dejaba solas y mi madre iba desarmando la torre con cuidado. Cada tanto agarraba uno y me lo mostraba levantando una ceja en pregunta. Se suponía que yo tenía que elegir también. Yo leía la contratapa y a veces las tres primeras oraciones, si me gustaban, los separaba. Casi siempre nos íbamos con 4 ó 5 en la bolsita y nos volvíamos a Olivos en tren, revisando la compra en el camino.

Labels: ,

18 Comments:

Blogger PFH said...

"All the hills and vales along,
Earth is bursting into song.
And the singers are the chaps
who are going to die perhaps."

Todos estaban copadísimos con el inicio de la Gran Guerra y Hardy era el primero en darles el reality check.

Y "Far from the madding crowd" es sublime, hasta la peli está buena.

7:37 AM  
Blogger Guillermo said...

Lindísima anécdota... Creo que tu hábito por la lectura confirma tu excelente narración.

7:57 AM  
Blogger laura said...

hipnótico relato

9:25 AM  
Blogger Almirante Margarito said...

Charlotte, enfrente de la comisaría tercera, en Tucumán al 1500, en un primer piso, se encuentra la librería "Joyce & Proust", que, paradójicamente, ofrece sobre todo libros en en portugués e italiano. De inglés y de francés le quedan algunos, pero lo cierto es que debería llamarse "Dante & Pessoa".

11:29 AM  
Anonymous Anonymous said...

...dia soleado, estaba entre leer un libro...o..leerte, que mas puedo pedir...TO BE continue
Norberto

11:47 AM  
Blogger Charlotte said...

si había alguien que me iba a sacar la duda, sabía que iba a ser Margaret.

11:50 AM  
Blogger Marina said...

mi Tacts es lo más= su margaret

saludos

1:52 PM  
Blogger Pumplafiz! said...

Me encanta tu manera de contar.
Mamá, que no entendía nada de literatura, me compraba todos los libros que le mencionaba y soportaba estoica mi meticulosa investigación en todas las librerías, adonde podía pasar horas mirando y revisando.
Eso, de alguna forma, también nos hacía compañeras.

1:54 PM  
Blogger Mariana said...

Ch: Qué pasó con el post de las amigas de hoy?

6:19 AM  
Blogger Marcylor said...

Mi mamá no leía mucho, pero me llevaba a mí a las librerías. Aún recuerdo cómo hojeaba y ojeaba libros, y mi cara de impacto a los 12 años cuando fui al Ateneo alla. Ahora igual me alega cuando entro a buscar libros, pero se consuela cuando encuentra que las librerías tienen sector de cafés y se la banca con un cortado y medialunas.

11:41 AM  
Blogger Charlotte said...

Uy mariana, me pareció que era producto puro de una borrachera y lo saqué. voy a releer y ver si es mostrable.

las librerías con lugar para cafecito son lo más.

12:57 PM  
Anonymous L. said...

Yo sí que lo leí, era estupendo, no lo pongas, así podemos hacer un círculo de los que lo leímos alrededor de un mito hermoso, o que dígan los happy few si no era un post hermoso.

7:09 PM  
Blogger PFH said...

L. tiene razón, seremos pocos los que leyeron sobre la muestra simultánea de pochas (LPD dixit).

9:43 PM  
Blogger Magic (in Spain) said...

estaba bueno el post de las chicas
pero bueno, sera un mito bloggero de aquí en más.

3:13 AM  
Anonymous Anonymous said...

ché, en qué quedó la historia con LDP?! el pueblo quiere saber!!!

8:35 AM  
Blogger Charlotte said...

Y quedó que después de Miami nos vimos solo un ratito una tarde en NYC y después unos meses meas tarde en Buenos Aires y la pasamos bomba y concluimos que somos íntimos amigos. pero un día cuento bien.

8:54 AM  
Blogger Charlotte said...

Ahí colgué la charla de borrachera...

9:16 AM  
Blogger lenguaviperina said...

buen blog, por algo lo recomienda Mairal.

10:47 AM  

Post a Comment

<< Home