Friday, January 16, 2009

Rubia precavida vale por dos

Y por eso, caigo a mi reunión con unas mega sandalias altas con tiritas que serían la fascinación de cualquier fetichista y de uno no tanto también. Me siento en sillón amplio, negro, cómodo y revoleo patita en vaivén mientras tomo notas de lo que hablamos y hago chistes ha lugar que entretienen a los presentes. Todo magia, toda ilusión. Cuando salgo, en mi mega súper cartera guardo unas ojotas doradas bajísimas como mi presión en el día de la fecha y en la entrada me disculpo con los dos de seguridad y me siento en la escalera.
-Uds. dos señores me van a disculpar pero yo tengo que hacer un cambio-reemplazo el vértigo de los 6 cms por medio-ahí está, se terminó el show.
Los de seguridad se ríen. Y así quedo, como caminando sobre un par de fajitas recortadas que hacen circulable la empinada Avenida Corrientes, sentido Alem 9 de Julio.

6 Comments:

Blogger Anita said...

siempre con estilo Usted Charlotte!

9:46 AM  
Blogger Charlotte said...

si me vieses en ojotas circulando x la city porteña no sé si dirías lo del glamour eh. qué espanto este calor!

9:53 AM  
Blogger ine said...

bajita pero dorada
que no decaiga...

12:01 PM  
Anonymous Anonymous said...

Charlotte, sos mi blog favorito.

L

8:21 AM  
Blogger Charlotte said...

claro, que no decaiga ine. je.

Gracias L. No será mucho?

7:13 AM  
Anonymous Anonymous said...

ojotas doradas? Dear, esta vez fue mucho!!!!
ff.

4:30 PM  

Post a Comment

<< Home