Friday, February 15, 2008

Somehwere between a mezzo and the deep blue sea

Algo entre soprano y mezzo. No hay definiciones. Una tensión en el cuello que hubo que aflojar con una pelota de tenis que rodaba por mi nuca. El aire es la única mercancía que vale. Hay que administrarlo. Suenan acordes, repito con la voz. Suben, los sigo, todavía un poco más, sigo, pasamos la mitad del piano, puedo. Un elástico negro abajo de las tetas que hay que sentir como se estira con cada inspiración para luego acomodarse. Tomo aire con la boca en forma de us, respiro us y devuelvo notas.
-¿Y la afinación? ¿Cómo vengo?
-Eso impecable. Vamos a tener que trabajar la tensión del cuello. En la inspiración las cuerdas se preparan (pone las manos paralelas y mueve todos los dedos rápido como tocando dos arpas diminutas). Cuanto más cerradas están ahí, más cerrada sale la voz después. En la inspiración ya tenemos que abrir.
Incoporo. Esto de trabajar con imágenes me cuesta muchísimo.
-Bien, mucho mejor. Marcame bien las consonante ahora. (Abre la boca grande, levanta ceja, aprieta los labios en las emes).
Imito, os redodeadas y emes marcadas. Me siento un poco ridícula. Reprimo la represión porque si no vas muerta(esto es posible, el mismo mecanismo pero revertido, desviado). Después de un rato vuelve a escaparse una voz más conocida. Es limpia y afinada y mucho más segura. La recnozco. Es una voz de unos cuatros años atrás. No es perfecta ni particularmente talentosa. Correcta, agradable.
Retomé mis clases de canto.

*I Have heard the mermaids singing, each to each, I do not think they sound like me. (perdón Mr. Eliot pero quedaba tan bien como etiqueta)

Labels:

4 Comments:

Anonymous CristinaZ said...

Que bueno saber cantar! Felicitaciones y mi más sana envidia.

11:08 AM  
Blogger Kaki said...

me gustaria empezar canto....si viviera en buenos aires te pediria el nombre de tu profe

saludos :)

6:00 PM  
Blogger Jack Celliers said...

Es curioso, para aprender a cantar hay que hacer ejercicios que aparentemente no están relacionados con el canto, pero que en realidad lo están mucho (manos, cuello, gestos, etc.)

Al mismo tiempo cantar enseña cosas que aparentemente tampoco están directamente relacionadas con el canto: moverse, expresarse, respirar, ver el mundo de otra forma.

Me parece que esto ocurre porque en realidad la música está relacionada con todo. El mundo es una sinfonía, aunque muchas veces desafina, claro.

2:30 AM  
Anonymous juan said...

empezar clases de canto!
yo con ganas de tener ganas de volver...el profe me rajo al cuerno por hacerme bosta seguido...


pero se ve que a vos te va a ir barbaro
un saludo

9:37 AM  

Post a Comment

<< Home