Monday, November 12, 2007

Return of The Living Dead

Ella encuentra en un casamiento con “el primer hombre que me rompió el corazón”, ese que además de portar nombre y apellido siempre va ser “el primer hombre que me rompió el corazón” porque es el que te hizo Sufrir así con S mayúscula. Ella no lo quiere mucho, claro. Las amigas nunca quieren al que te rompe el corazón, pero esta vez se saludan, charlan y el logra reivindicarse, tanto que ella me dice que “nunca me había dado cuenta de lo lindo que es, muy lindo, che”.
Con el nos encerrábamos a darnos besos de horario laboral en un piso altísimo del micro centro tan alto que en las tardes de niebla parecía que estabas metida adentro de una nube. Yo que estaba literal y metafóricamente en las nubes me creía que éste me había dado los mejores besos de mi vida. Me equivoqué una, dos, tres veces... Los mejores, por ejemplo, ahora digo que me los dieron en octubre. Después creí que el tenía la cuota justa de responsabilidad y reviente, onda y rigidez, intelectualidad y frivolidad. Era de esos tipos que registraban que yo me había cambiado el esmalte de las uñas de guinda a mora, o que había pasado de mi perfume de invierno al que uso en verano. Casi como un Frankenstein perfecto. Un día me vio un poco más rubia y obviamente comentó, eso y más.
-Te queda lindo el pelo así. Conocí a una chica. Mi chica se tiñó el pelo de pelirrojo.
De repente me di cuenta que estaba pasando lo impensable, no solo conocía a una mina que pasaba a ser su chica sino que me dejaban por una pelirroja. Lloré desde Plaza de Mayo hasta Palermo. Gasté infinitos minutos de celular cuando era carísimo y no existía el mensaje de texto. Con el tiempo lo subí a un estante y le di un trofeo. "Vos sos oficialmente el primer tipo que me rompió el corazón, roto, pero bien roto. Después de vos, vendrán otros, pero como vos y así, nadie".
Me equivoqué, claro, pero en ese momento tenía sentido. Con los años nos seguimos cruzando, nos vemos cada tanto por la calle, en algún cumpleaños y creo que hasta nos hemos reído del tema.
Ella se encuentra en un casamiento con “el primer hombre que me rompió el corazón” y entonces yo aprovecho para preguntarle detalles que ya ni se si me importan pero son como un hábito y pregunto igual (esos que solo te los contesta tú amiga). Porque después sí que le pregunto lo único importante que hay para saber.
-¿Y... hablaron de mí?

Labels: ,

10 Comments:

Anonymous com pren desh? said...

a mí leslissssssssss me rompió el corazón. com pren desh? leslis...nunca te olvidaré.

8:43 AM  
Blogger Charlotte said...

JAAAAAAA. qué pibe, eh. vos sí que me oíste shorar, eh. LeSlis NO daba y esos bares menemistas onda pecera, menos aún. Tampoco daba Tirano y el olor a fritanga.

9:05 AM  
Blogger El Canilla said...

Nada se pierde.
Todo cambia de lugar

10:23 AM  
Blogger Almirante Margarito said...

Para eso está el corazón.
Un corazón roto contribuye a la belleza del mundo.

10:40 AM  
Blogger perica said...

pero viste que un dia no te das cuenta y llega EL dia en que te encontras pensando: por este pelotudo llore tanto, ni e stan inteligente como creia, ni tan intelectual, ni tiene tanta onda. y encima camina como un boludo arrastrando los pies.

ahh yo soy tan feliz cuando me lo cruzo hecho mierda al muy sorete rompedor de corazones como me pudiste hacer eso.

catarsis naaaaaaa

3:29 PM  
Blogger Marina said...

QUÉ BUEN TEXTO CH!

LA APLAUDO DE PIE.

saludos

5:39 PM  
Blogger Lou said...

iba a poner lo mismo: qué buen texto, qué bien puesto todo. y cuánta razón. quién puede decir que no le pasó eso...

(en lo suyo, perica también tiene razón)

6:17 PM  
Blogger Jade said...

impecable texto.

7:06 PM  
Blogger Maggie (in Spain) said...

clap! clap! clap! yo tb la aplaudo

y perica: juaaaaaaaaaaaaa (c)

1:14 AM  
Blogger Kaki said...

buenísimo! bien escrito
saludos

6:19 PM  

Post a Comment

<< Home