Tuesday, October 02, 2007

Mingling

Cuando éramos chicas por el colegio cada tanto circulaban niñitas importadas. Estaban las mellizas Ridgeway por ejemplo, que eran casi idénticas y venían no se si de Australia o Sudáfrica. Siempre andaban en tandem y se ofendían cuando las confundías. Puedo equivocarme, y de repente eran inglesas. Después estaba esta Kirstin que era malísima y tenía una trenza larga que le llegaba hasta abajo de la cola, una trenza gorda y pesada. Si le hacías algo agarraba la punta de su trenza y la empezaba a hacer girar tan rápido que parecían las aspas de un ventilador y amagaba a azotarte. Era como una Rapunzel endemoniada y al tiempo nos dimos cuenta que con la Kirstin no se jodía. Había otra, cabezona y de patitas flacas flacas. No me acuerdo el nombre pero se que alguna hija de puta una vez le preguntó si venía de Marte y porqué no se había sacado la escafandra. Cruel. De padres egipcios y educada en algún colegio pupilo de Inglaterra una vez entró a la clase Racha (se pronunciaba Rasha pero todas le decíamos Racha). Racha nos invitaba a sus cumpleaños y todas mirábamos asombradas los platos de comida sobre la mesa. Ni un chizito ni un sandwich de miga. Cuando llegué a casa le conté a mamá. Años después ya iba a terminar yo cocinando corderos con cous cous y pateando todo Chinatown por un puñado de semillitas de coriandro y comino. En cuarto grado entró Mónica, una italiana ya pulposa con padre trabajando para el Banco di Roma, ex rugbier. Toti se hizo instantáneamente amigo y se la pasaban yendo de tercer tiempo en tercer tiempo. Siempre lo devolvía a su casa todo borracho y a mamá le parecía un papelón total. Una noche volvieron haciendo un dúo en francés de una canción de Yves Montand, abrazados y con pasos de baile y todo, por las veredas de Olivos. C'est si bon. De partir n'importe ou, bras dessus, bras dessous, en chantant des chansons. Se los escuchaba desde adentro. C'est si bon. De se dir' des mots doux, des petits rien du tout. Mais qui en disent long. Creo que terminaron por emparejar los niveles de un Red Label. Hablaron en un cocoliche inventado hasta altas horas de la noche y yo me acomodé calladita en un sillón pasando casi inadvertida y me dormí con la música de fondo en el living, feliz de que no me hayan mandado a la cama.

Labels:

8 Comments:

Anonymous jacky brown said...

Que sensacion esa de dormirse mientras otros no....recuerdos de infancia.

Una vez a mi escuela llego una Italiana, aaaalta y flacapataslargas... que sabia karate y cagaba a patadas a los varones...claro fue enseguida

11:23 AM  
Blogger El Canilla said...

Viste rubia?
El tercer tiempo sirve hasta para re-encontrar recuerdos y reconciliarse un poco.

12:53 PM  
Blogger laura said...

¡qué memoria! envidiable...

10:20 PM  
Anonymous carla said...

Ke copado ir a un colegio con amiguitas importadas, ja! está bueno conocer distintas idiosincrasias ya de pekeña. En mi colegio cuando iba a la primaria había unos cuantos holandeses, pero estaban todos juntos, en un curso aparte, y no hablaban con nadie... será ke ellos no kerían conocer otras idiosincrasias?? eran unos inadaptados creo, a esa edad no se necesita un idioma en común.

En fin, me reí imaginando a la Rapunzel endemoniada y a la muy yegua ke preguntó si la cabezona de patitas flacas venía de marte. Son jodidos los niños eh!

Toti un grande! Me lo imaginé también cantando "La Bohème"... La bohème, la bohème, Ça voulait dire on est heureux...

Me retiro Charlize, te dejo un beso, me encanta leerte siempre, y por eso: chapeau bas!!
Beso!
Kr

6:52 AM  
Anonymous Cristina Z. said...

No te tocaron unas muuuuy morochas puro ojo hijas del embajador de no se cual pais africano? La madre venia vestida eshplendida con turbantes dorados. Muy muy exotico!!

7:52 AM  
Anonymous fede said...

cuando tenia 3 años mi primer mejor amigo era japones no se llamaba carlitos pero asi le decian todos en el colegio
y cuando ibas a la casa a tomar el te habia te frio siempre
despues se volvieron a japon y los primero años me mandaba cartucheras y cosas asi lindas de japon pero ya no mas ni me acuerdo el apellido ni nada

11:52 AM  
Anonymous Anonymous said...

charlotte, you are a princess.

5:14 PM  
Blogger Charlotte said...

Ay, cristina Z, sabés que tengo un vaguísimo recuerdo de una señora así parada a la salida, pero ahora no se si me imagino todo porque me lo contaste. Ja.

6:07 AM  

Post a Comment

<< Home