Tuesday, July 17, 2007

Papita para el loro

Cuando camino por Juramento -en ruta a lo de mi padre- paso por Chinatown, compro dos o tres cosas y sigo. A mano izquierda hay una verdulería y me llevo bandejitas de esas que te traen todas las verduras cortaditas y que las tirás mágicamente en una olla con un cubito y chan! sopa de verduras. También agarro de las heladeras un vaso de ensalada de frutas ya preparada por el verdulero y se la llevo también para que Olga le de a la noche. Son las dos cosas que se que le gustan, sumado al helado de dulce de leche y limón, el camembert un poco pasado y algún buen jamón crudo de parma. Por lo demás, desconozco absolutamente sus gustos alimenticios. Me los olvidé. Todos los anteriores son recuerdos de infancia, de primera infancia. Recuerdos de upas de heladería sobre el mostrador pidiendo los vasitos "dulce de leche arriba", siempre los mismos, de un camembert que podía olerse desde mi cuarto y yo gritando un puaj y fingiendo arcadas y Toti riendo a lo loco y diciendo "bien podridito, bien podridito como me gusta”. Poder elegir cuatro ítems entre todas las comidas posibles para adjudicarle a una persona es conocer poco a esa persona. Yo puedo decir sin temor a equivocarme que mi madre no come tomate crudo, lo aguanta caliente en sándwiches y salsas, pone mucho vinagre a sus ensaladas como yo, nada de leche ni edulcorante a ninguna de sus infusiones, odia la pechuga de pollo, prefiere la tira al vacío y puede vomitar frente a un vaso de leche. Tampoco le gusta que le cuentes el argumento de películas o libros. La exaspera.
Camino por las últimas cuadras de Juramento y doblo por Libertador. Siempre las mismas conclusiones funestas en estas mismas cuadras. El tema es Belgrano y lo mucho que yo odio Belgrano, este triste ni fu ni fa entre las casas y el centro.

Labels:

19 Comments:

Blogger Guillermo said...

Me gustó tu definición sobre Belgrano... que es lo que precisamente hace que a mí me encante.

9:46 AM  
Blogger Marina said...

Odio Belgrano Ch!

saludos

9:48 AM  
Blogger dholo said...

yo aprendí a quererlo por obvias circunstancias y creo que las subzonas hacen la diferencia.

la parte que me exaspera es toda esa sección aledaña al cabildo más comercial.

10:35 AM  
Blogger Charlotte said...

Yo también he aprendido a querer barrios "por obvias circunstancias". Yo odio Belgrano por otras "obvias circunstancias" también. ja. Y sí, Cabildoland es denso y un sábado de calor, la mismísima muerte.

11:20 AM  
Anonymous caro said...

Yo también odio Belgrano, no lo entiendo! a mi papá también le gustaba el queso así de podri, qupe disgusting!!

12:13 PM  
Blogger Pumplafiz! said...

Sin duda, Belgrano es odioso.

12:35 PM  
Anonymous Anonymous said...

Odio Belgrano, esa mezcla de barrio con rasca cielos, calles solitarias y calles multitudinarias a la vez ... no se, Belgrano me da a "grasa"!
Ch. tu blog es lo mas!
XXX

1:47 PM  
Anonymous Carla said...

Ke cosa eso de poder asociar tantas pekeñas idiosincrasias a una persona, no?

Me gusta tu post, y no puedo creer ke a tu madre no le guste el tomate! jua!

Ah! un tip ke por ahí te sirve: las bandejitas de verduras cortadas tambien kedan muy bien como acompañamiento si las metés asì solas unos 8 minutos al microondas. Ya listas le agregas un poco de aceite y sal y cha chaaan: ready to go! en fin, no es el top de un gourmet obvio, perooo me salvan las papas cuando estoy apurada, y kedan muy bien con una pechuga a la plancha (je je, pero no cuando vaya a comer tu madre)
Un beso. :)

4:24 PM  
Blogger Signaturio said...

A mí también me molesta conocer los argumentos de películas y libros. Jamás leo las cajas de los devedés. La contracubierta de un libro la leo nublando la vista. Nada de breves introducciones, prefacios, estudios preliminares, ni demás preludios. En mi universo el prólogo se lee después del epílogo. Asimismo comparto la repulsión a ese líquido blanco que prefiero no mencionar. Saludos a tu madre.

6:09 PM  
Anonymous Anonymous said...

semen, signaturio?

3:34 AM  
Anonymous la psicol. said...

en el barrio chino, para mí el mejor negocio: LA CASA CHINA,(Arribeños, casi esquina Mendoza) mucha variedad, parece lugar confiable (desconfío un poco del resto) cada tanto paso y compro, entre otras cosas, los "chorizos de sushi" listos para cortar - aclaro que no es tan fino ni rico como el de los restaurantes, pero es fresco, hecho en el día, y sale $6/$7-

6:18 AM  
Anonymous Anonymous said...

Belgrano es un embole.Ni una cosa ni la otra.
Cariños
A

9:24 AM  
Blogger Loli said...

belgrano, pinamar, el colegio misericordia o las esclavas, la marca GRACO, y tantos otros "casi"

we so agree, charol

8:39 AM  
Blogger Simpática y puntual said...

muy de acuerdo, viví 3 años en belgrano y ahora que volví al centro la conclusión es la misma: nada más insulso y aburrido que el barrio de belgrano.

10:54 AM  
Anonymous Anonymous said...

que no decaiga!! qué anda pasando? cómo sigue Toti???
Que pasen un muy felíz día del amigo con sus amigos!
SRB

11:13 AM  
Blogger Charlotte said...

Toti ahí anda, SRB, yo anduve ocupada, distraída, enroscada, entretenida, but I'll be back.

2:17 PM  
Blogger PFH said...

¡Dale Charlotte, no nos dejes en Pampa y la vía! (Porque es Belgrano...) :-P

3:31 PM  
Blogger laura said...

Yo, poca confianza como para andar con demandas, pero se te extraña.
¿estás bien?

7:51 AM  
Blogger Charlotte said...

ja, sí, sí, todo ok. gracias.

9:17 AM  

Post a Comment

<< Home