Tuesday, July 10, 2007

Summer Time and the Living's Easy

Coco tiene en su oficina un radiador; de esos enormes, antiguos que van contra una pared. No como el mío de rueditas que es como sacar a pasear a un perro paralítico por la casa. Cuando lo compré me dijeron que cada uno de esos tubos metálicos se llaman elementos. Entonces la pegunta de rigor es ¿De cuántos elementos lo quiere, señorita?
De rigor también hay que contestar cinco, claro y hacer un chiste barato con lo del quinto elemento.
En el colegio también había de los de pared. Estaban en los pasillos. Dado que circulábamos en cortísimas kilts sin más abrigo que un sweater en combinación con las medias y un blazer azul, cuando tocaba el timbre del recreo había una especie de éxodo de velocidad para llegar primeras a los radiadores. Casi nunca llegué a ningún lado en las carreras de velocidad, pero sí era rápida para gritar: Reservame estufa, please. Y esto era absolutamente válido porque era muy posible que llegases a apoyar tu cola contra la estufa (esta era la pose obligada) y alguien te mirara sobradora y dijese:
-Sorry, está reservado.
Y entonces uno aceptaba estoica la ensobeada porque así eran las reglas. La condena era terrible: vagar como el holandés errante por el Shakespeare Lawn escarchado, cerca de la fuente semi congelada, con guantes y un cafecito caliente entre las manos hasta que terminase el recreo. Si eras Prefect, era otra cosa y podías hacer uso del Prefect´s Room: un cuarto de pisos de pinotea perfectamente calefaccionado, con lámparas de pie, sillones tapizados y bebidas calientes. Pero eso sí, exclusivamente en la compañía de otras prefects y eso era peor que la escarcha.

Labels:

16 Comments:

Blogger moret said...

me hiciste acordar de mis recreos, en los claustros fríos y verde hospital. yo no corría hacia los radiadores porque muchas veces directamente los dejaban apagados. nos moríamos de frío. había que correr, pero al baño, a tomarse el cafecito y fumarse un cigarrillo q nos diera calor.

1:46 PM  
Blogger Marina said...

nunca me gustaron los vips.

saludos

1:54 PM  
Blogger PFH said...

Che, los Prefects de mi cole éramos macanudos. No teníamos Prefects' Room pero sí otros perks. Yo, por ejemplo, tenía un baño con dos bañeras enormes y un lavatorio, pero no había inodoro o bidet (tenía que ir a hacer 1 ó 2 con los rasos). En esas bañeras llenas hasta el tope leíamos Penthouse Letters o Calderón de la Barca mientras escuchábamos Rush o The Police o Foreigner...

2:59 PM  
Anonymous jackie brown said...

Fish are jumpin' an' the cotton is high.

...no llore charolette...ya volvera el calorcito...

por favor!!!!!!!!!!

3:28 PM  
Blogger La Pijadivaine said...

La pijadivaine era PREFECT .. y en el Prefect's room .... se me cae una lagrima.. me acuerdo que cafe y pucho ... una buena apretada a la pupila de turno ...y a la clase al palo ...
que epocas .. eran la de la pijadivaine estudiantil..... besos cuca

4:59 PM  
Blogger perica said...

nunca fui prefect y mucho menos captain. siempre eran las mismas rubias insulsas.

4:03 AM  
Blogger Guillermo said...

Nosotros, que íbamos de uniforme con saco (blazer se escribía?) y pantalones grises de tela gruesita en invierno, teníamos la ventaja de poder cerrarnos el saco, levantar la solapa y ponernos las manos en los bolsillos del pantalón... hasta que venía el de matemáticas y nos decía "Sáquese las manos del bolsillo Ziegler! Deje de ahorcar la gallina"

Guaso de mierda!

5:51 AM  
Blogger Charlotte said...

Ah, pero en el reducto kilt al que yo iba estaba terminantemente prohibido fumar so pena de muerte y no era joda.

LPD prefecto. Ya no necesito escuchar nada mmás. La vida ya no tendrá sorpresas para mí. Es más, tengo informantes para comprobarlo.

Ahorcar la gallina. Finísimo.

8:06 AM  
Anonymous la psicol. said...

no sabía del prefects room CH, estaba lejos de esa elite, o no lo recuerdo.

8:20 AM  
Blogger Charlotte said...

Estaba al lado del Old Library, psic. Entrando a la izquierda. Al menos en una época.

8:21 AM  
Blogger Marcylor said...

Ja!
radiadores!
Acá la célebre estufa con garrafa de gas licuado o...parafina...
(Y era colegio privado)

12:11 PM  
Blogger laura said...

Evidentemente no fuimos al mismo reducto kilt. Algunos detalles hacen que me acuerde de muchas cosas, tan similares esos reductos.

3:28 PM  
Anonymous Anonymous said...

Lo que me reconforta es saber que la que para mi era la elite más desagradable, la que fue al Buenos Aires, o "el" colegio, tiene competencia. Que es esto del prefect's room? Y como puede ser que más de 2 personas sepan de lo que estas hablando? Por lo demás, muy bueno el blog. Esquizoanonima, lo sé...

7:15 PM  
Anonymous Anonymous said...

mi colegio era de monjas alemanas asi que no teníamos ni prefects ni menos que menos prefects room! y el largo del uniforme se medía arrodilladas en la tarima! tenía que tocar el piso porque sino te mandaban a tu casa con una nota para que tu vieja te lo alargara!!! así salimos después no? ja!
SRB

8:42 AM  
Blogger Charlotte said...

Esquizoanónima. Qué quiere que le diga? Muéstrenme un niño que no ande pagando las culpas de sus padres y a otro que haya tomado (a los 4) la decisión acerca de sus futuros 14 años de escolaridad. Yo, particularmente estoy a dos sesiones semanales.

Exacto SRB.

8:48 AM  
Blogger cat said...

yo ostenté el pseudo choir head (compartido con una amiga), pero que no tenia ninguna ventaja. Las prefects, captains y head girl no tenían ningun beneficio en particular con respecto a cuartos. El frio y la misma pelea por la estufa (que me llevo a quemarme la túnica) era igual para todas-

5:30 PM  

Post a Comment

<< Home