Thursday, December 15, 2005

Traición de mujer

"Pa' que vuelvas con la noche y te vayas con el sol. Pa' decir que sí a veces y pa' gritarte que no...Varón, pa' quererte mucho, varón...!"


La otra noche las dos se miran y se dicen: “¿A vos esta te cocinó alguna vez? ¿Un cordero, unos ravioles siquiera…? ¿No? Ah, porque a mí tampoco. Es una turra”.
Dicen que sólo cocino para hombres. Traté de contradecir esa cruel afirmación con algún ejemplo, traté de buscar una imagen mental de mí misma haciendo un cous cous para una Maru, mi chicken Tandoori para una Lucía, el curry con leche de coco para una Paula y nada. Nada. Ni un ejemplo, conjunto vacío. Cero. Se ve que tienen razón, Soy una turra.
Pero hay algo en eso de cocinarle a un varón: eso de poner un poco de música unas horitas antes, ir abriendo la botella de vino, dar sorbos largos, ir cortando los ingredientes uno por uno y bailar un rato por la cocina, probar cómo va quedando con la cuchara de madera, más jengibre por acá, un poco de cilantro por allá, prender las velas, agregar sal, pimienta, dejar todo a fuego lento mientras subo y elijo la ropa que me voy a poner, mientras hundo los pies en la bañadera, mientras pienso en cómo termina esta noche.
Hay algo en eso de cocinarle a un varón, a mí no me van a decir que no.

23 Comments:

Anonymous dholo said...

claro que hay algo!
pero no nos niegues que somos dignas de uno de tus manjares.

6:22 AM  
Blogger Niño Barroco said...

Cocinar para varones...mmmm, ayer me dediqué a cocinar para unos amigos, varoncitos y machotes, unas pastas con hongos y cebolla saltados en manteca pimentada.
Pero si comparo cuando cocino para ma femme, lo de ayer se reduce a unos simples fideos con algo...así que amplío su hipótesis maese Charlotte,
"Hay algo en cocinarle al sexo opuesto, a mi no me van a decir que no".

7:24 AM  
Blogger Charlotte said...

"Hay algo en eso de cocinarle al sexo que más te guste". Lo dejamos así y es "open, politically correct" y todo.

7:27 AM  
Blogger fran said...

No es al varón. Es al sexo opuesto y yá. Nose porqué, pero a mi no se me ocurriría cocinarles a mis amigos, nose si porque me mirarían raro (chatos si los hay, pero buenos tipos) o por què.
Te banco en eso de abrir un buen tinto, poner música (yo voy por el lado del jazz, o capaz drexler este ultimo tiempo) y también fumar un cigarrillo, a la espera, pensando en la presentación, osea, el despliegue del plato entendes ? Y también el ritual de las compras, ir al supermercado viendo qué sí, que no, y cuantas botellas de vino (casi el quid de la compra).

Saludos

7:36 AM  
Blogger fran said...

perdon, los dos anteriores fueron escritos mientras escribia mi comment, adhiero a lo del Sexo que más te guste

7:37 AM  
Anonymous general patton said...

me dio hambre.

7:43 AM  
Blogger Charlotte said...

las compras no las disfruto tanto, ahí disiento, fran. me dan una hueva tremenda salvo que vaya a chinatown o algo por el estilo, pero la visita a Disco es un cero!
patton, pida algo al delivery. me acabo de comer una milanesa de soja con ensalada de zanahoria, chaucha y tomate. una angustia!

8:04 AM  
Blogger mer said...

Charlotte, conociendo su buen gusto en literatura y ahora su interés por la cocina, me veo en el deber de recomendarle esto:

The Pedant in the Kitchen, de Julian Barnes.

Es una compilación de las notas que Barnes escribió para el Guardian, sobre sus experiencias como cocinero amateur. Son geniales.

10:57 AM  
Blogger Charlotte said...

Absolutamente agradecida por la recomendación. será adquirido asap y además el título es mortal. Gracias de nuevo, Mer.

11:11 AM  
Blogger PAblo.- said...

Como es archiconocido, el ritual de la comida está intrínsecamente ligado al del apareamiento: son pulsiones básicas vitales, juegan en ambos todos los sentidos, causan placer... y toda esa bola que películas como "Como Agua para Chocolate", "Woman on top" entre varias nos refriegan tan claramente.
Ahora bien, yo creo que es verdad hasta determinado punto, porque me la paso saltando de uno a otro: cuando no tengo hambre, es que estoy caliente. Y viceversa.

12:04 PM  
Blogger El Alberto said...

El cilantro denigra la mayoría de las preparaciones. Incluido el guacamole.

12:21 PM  
Blogger Almirante Margarito said...

Coincido por completo con el leader puntano.

12:49 PM  
Blogger Jade said...

de acuerdo con el alberto. el cilantro es lo menos. cuando tenés que cocinarle todos los días al sexo opuesto, cocinarle al sexo opuesto pierde la gracia. me emociona más cocinarles a mis amigas (cosa que sucede cada tres o cuatro meses) que a mi marido. salvo en contadísimas ocasiones.

1:45 PM  
Blogger mer said...

Yo hasta hace poco habría estado de acuerdo con el gobernador y el almirante. Pero tanto contacto con la cultura caribeño-centroamericana me está cambiando el paladar. Ahora me gusta.

1:45 PM  
Blogger superloyds said...

el cilantro y el jengibre son lo más para cocinar, y la comida thai es todo...

2:37 PM  
Blogger Mariana said...

MI gheisha interior esta MUUUUUY de acuerdo con este post.

2:52 PM  
Blogger El Alberto said...

Mer: cuánta especificidad geográfica. B plus.

3:02 PM  
Blogger Charlotte said...

Cómo se supone que haga mi chicken tikka masala SIN cilantro? EH? alternativas, pido alternativas.

5:00 PM  
Anonymous thufir hawat mentat said...

Ojo con eso de cocinar para otro. Recuerdo "El Cocinero, el Ladrón, su Mujer y su Amante" (Peter Greenaway, 1989) y casi casi que dejás de cocinar, de comer, de coger, en fin...

11:18 AM  
Blogger Charlotte said...

buena película esa. confieso que me sacó el apeto por un rato...

12:00 PM  
Anonymous Anonymous said...

hay un foto tuya en miniaturas!! quuen charlotte.

2:15 PM  
Blogger Charlotte said...

sí, sí, la vi. já!

2:27 PM  
Anonymous missheuer said...

Si me gustara cocinar, seguro que solo lo haría para los hombres.

4:25 PM  

Post a Comment

<< Home