Monday, May 28, 2012

Dominga debería ser un label

Resulta que empezamos a ir a Dominga desde el día en que Dominga empezó a ser Dominga. Quiero encontrar las fotos de esos cumpleaños que festejé en el patio, esos con muchos amigos que terminaban tarde.
En Dominga me senté con amigas en mesas largas, con hombres en mesas cortas. Tomé vodka tonics, caipiroskas y Malamado cuando ya no se podía tomar más nada. Pedí hasta el hartazgo el risotto crocante (aprendí a hacerlo). Me senté en la barra y pedí un sushi. Siempre con la certeza de que al rato caía alguna cara conocida y terminabas comiendo acompañada. O si no hablabas con Camote o el Manga. Infalible. Llegué temprano y me fui cuando los mozos ya se habían ido. Quedábamos solamente nosotros y botellas vacías en las mesas y pasaban los basureros por Honduras y afuera amanecía.
Seguí yendo. Me fijo y tengo anécdotas que se acumulan ahí. Dominga debería ser un label. Fui con Chechus, con J. Siempre volví.
-El jueves cerró Dominga.
Me lo repetí en mi cabeza, sonó de nuevo, y sonó a "El jueves, cerró Dominga".

Labels: ,

5 Comments:

Anonymous Marcos said...

El placer inmenso de leerte.

6:50 PM  
Anonymous Anonymous said...

No conocí Dominga, pero entiendo lo que se siente cuano un lugar que estuvo muy ligado a mi vida, mis afectos y ¨juventud¨cierra sus puertas. Uf. Qué pena, Char!
Abrazo
AC

7:56 AM  
Anonymous Anonymous said...

Como que cerro dominga? No te creo, voy a chequear

2:11 PM  
Blogger FedX said...

Upss, a mi me pasó más de una vez, me cerró el bar al que fui durante años, tal cual decís vos, ese lugar al que podés ir solo porque sabés que tarde o temprano aparece alguien y si no aparece no importa, es casi como tu casa...

4:54 PM  
Blogger Seijuro said...

Bonita impresión me dejaste con tu escrito. Un saludo.

8:35 PM  

Post a Comment

<< Home