Monday, March 15, 2010

Goldilocks

Tardé un promedio de 3 horas en desenredarme los rulos del sábado, baño de crema mediante. Después me ocupé de ponerme hielo en el huevo que tengo en la rodilla y Pervinox en el corte del pie. Aún así, resistí en tacos estóicamente y menié caderas. Nadié se enteró de mi lesión.
Bueno, sí, el chico que me levantó de la verda y me alcanzó la blackberry primero y la ojota (a 3 metros) después. El glamour no se me cayó en ningún momento. Ahí mismo decidí que dado que estaba despatarrada en pleno Palermo era recomendable quedarse acostada en el suelo un poco y manifestar dolor para darle gravedad al asunto. Pasar de tarada a herida.
-Te caíste?, preguntó atinadamente el muchacho. Estás bien?
Lo miré con cara de "me estás jodiendo" y acepté la mano, el teléfono, la ojota. Verifiqué el corte, cojié hasta Farmacity y después en casa me aseguré que el trayecto de la tirita de la sandalia no pasara exactamente por ahí. Milímetros.
Soy una chica con suerte.

Labels: ,

3 Comments:

Blogger laura said...

sí, yo a mi edad (toco madera, hace mucho q no me pasa) ya no me hago la q no pasó nada, hasta prefiero exagerar un poco y aceptar ayuda -un límite sutil- x q la de no pasó nada no garpa, no se la cree nadie.

espero q estés bien

11:00 AM  
Blogger Gaby said...

Yo me caí hace poco y me mandé un teatro bárbaro para no quedar como una opa que patina y queda desparramada mientras los demás se cagan de risa.
¿Está mejor tu rodilla?

6:14 PM  
Blogger Rodrigo said...

no no, sea quien sea al carse al piso sí o sí se pierde el glamour, que está como en un frasquito. no lo haga de nuevo! como el que la ayudó lo mejor es no creerle nada da la caida, sabes que sin calzado y con los pies sangrando ni dios no nos cabe mucho

9:44 PM  

Post a Comment

<< Home