Monday, March 17, 2008

Of Mice and Men 2

Cuando nos vimos encalladas al costado de un canal (no sé si era el Surubí o el Esturión) y la luna ya nos pegaba en la espalda y las olitas rompían contra el costado de la lancha y asomada con medio torso afuera, bichero en mano, confirmo que “no deben haber más de 20 centímetros acá abajo” y las otras lanchas y barcos y veleros apenas nos llegan a esquivar, F me dice que es la última vez que venimos solas, sin un hombre.
-No te asustes-me dice. F se toma a pecho su rol de capitana y sabe que yo soy de tender al pánico y pobrecita, siente, que si ella no se mantiene firme, este barco se hunde, bueno, esta lancha.
-No estoy asustada, nena. Decíme nomás qué tengo que hacer-yo también me doy cuenta de que hay que cooperar y que si me hago la loca no funciona. Además, hay algo con admitir el propio miedo que lo hace todo mucho peor. Mientras se pueda caretear se caretea. Igual a mi lo que me llena de miedo es la velocidad; la pérdida total del control.
Atá, corré, soltá, subí, andá a proa, empujá, rezá y toda una serie de instrucciones. En un momento nos imaginé enredadas entre los juncos pasando la noche ahí. Recordé media botella de Villa del Sur, una Madalena y una barrita de granola y coco, de las muy crocantes y me las vi negras. Después me acordé de Rafa gritando en portugués desde la otra lancha algo que sonó a uarana y pregunté a los gritos ¿Rana o araña, Rafael, rana o ARAÑA?! Confirmó araña. Me las ví peor.
Salimos, flotamos, esquivamos lanchas, barcos y veleros. Volvimos rápido, calladas. Cada dos o tres minutos la aliento.
-Venimos bárbaro, F. Vos relajá que venimos impecable.
En el agua la gente termina haciendo algo parecido a lo que hacen en un camino de tierra después de la lluvia. Toda esa obsesión con la huella acá es con la estela, todo es cruzar la estela y acelerar para salir rápido de las “boiling waters” como las llama F.
F está tranquila, F maneja bien un auto, una lancha, lo que sea. Si tuviese un avión yo también me subiría confiada a su avión. No así cuando me hace comentarios como este.
-Esa lancha de adelante, ¿va o viene?
Parece una frase menor, salvo que puede implicar que te estás por comer un transatlántico de frente. A mí la colisión consciente también me da miedo.
-Va, nena, y es un barco.
-El tema de que venga un pibe ¿sabés cuál es? Que tenés un umbral para el pánico, un techo, siempre hay alguien arriba que tiene menos miedo que vos y eso como que te tranquiliza.
-Ja. Sí, no sé porqué pero sí. Nada como el abrazo de un hombre ¿no? Sobre todas las cosas, el abrazo.
-Nunca más venimos solas, boluda. La pasé pésimo.
-Totalmente. Aunque sea un choto a mí me re da seguridad un hombre acá.
-Seguridad, eso.
Mi viejo no cambiaba una lamparita pero abría el capot del auto y le tiraba al mecánico un “es el burro” o “hizo masa, jefe” y cuando salíamos a nadar en el medio del mar hasta la boya naranja con la red y me cansaba, yo me trepaba a su espalda como una de esas ranitas verdes hasta que volvíamos a la costa y no nos podía pasar nada de nada. Pero nada, eh.

Labels:

7 Comments:

Blogger Kaki said...

no es mi intención marcar errores pero como soy de zonas ribereñas, quiero aclarar que es Surubí... :)

da seguridad, pero también hay cada uno que no sabe ni prender una hornalla!

saludos!

7:15 PM  
Blogger Charlotte said...

Corregido, gracias.

7:43 PM  
Blogger perica said...

cuantos dias asi de cagazo pase en el rio, (y sigo pasando) pero meter un hombre es dar perdida la batalla.
retroceder nunca, rendirse JAMAS.


(me reí mucho con ese lancha va o viene?? y yo no se como expresar la risa mas que con un juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa)

7:39 AM  
Blogger Charlotte said...

va o viene fue posta. sí, sí, muy graciosa.

9:06 AM  
Blogger Padma. said...

Totalmente verdadero.

10:41 AM  
Anonymous Anonymous said...

lindísimo relato. Me conmovió.

saludos Ch.

Marina

12:44 PM  
Blogger dcs said...

Hay que colgarse del mástil (vamos mal) hasta quedar bien escorados (vamos peor), el resto sentadito haciendo contrapeso, hasta que el velero salga.

Y no pronunciar el nombre de VD, es yeta marítima. Y la nave va.

6:58 PM  

Post a Comment

<< Home