Monday, May 29, 2006

Je suis Coco

Al final, después de un rato de hablar, terminamos concluyendo que estoy llena de cábalas. La de no comprar forros antes de un encuentro es una, ya lo dije varias veces. La idea es comprarlos en aquellas ocasiones donde es sabido que no va a suceder. Comprar así como a la qué me importa. Ace baja espuma, Cif baños, milanesas de soja, paquetito de Prime, leche Serecol con fitoesteroles, yerba, Casancrem verde y sal de mesa. Dejar que el paquete se confunda cómodamente con el resto de la lista y sea parte del montón, se funda. Porque un paquete de Prime entre esos bienes de primera necesidad pasa inadvertido. Ahora, cuando se lo coloca al lado del Malbec de Finca La Anita, el paquete de nueces en sus cascaras que uso para adornar la tabla de quesos, el paquetito de Brie, el salmón ahumado, las alcaparras y las cerezas, claramente grita: GUERRA y eso es mal karma. Esto presagia un tremendo final donde mi tarjeta de crédito queda abultadísima, el paquete de forros cerrado y yo, caliente.
Después tengo el tema de las sábanas. No se cambian antes de una visita sino que se cambian con la asiduidad necesaria para que cualquier visitante imprevisto se recueste en sábanas que huelan a Comfort, lunes, martes, domingo o jueves.
Finalmente está el tema de la depilación, mi anticonceptivo de preferencia. En este caso se asemeja mucho a las sábanas. Nunca dejar que el crecimiento supere lo mínimamente tolerable sino por el contrario, fluir en un permanente ir y venir a lo de Monica Brenta pero nunca más correr desesperada y sobre la hora después de la oficina en busca de un cavado profundo y una tira de cola para la cita de la noche.
- Vendrías a ser algo así como el Coco Basile del sexo, me dijeron esa vez.
Llevó un tiempito entender la metáfora futbolera pero supongo que está bien. De ahora en más sere Cocó.

15 Comments:

Blogger Tricula said...

Oh Cocó, tu sí que sabes hacerme reflexionar acerca de mis hábitos de compras...

Si quiere la acompaño con una mesa como la declaratoria de Guerra, pero ya sabemos como va a terminar: tarjeta de crédito queda abultadísima, el paquete de forros cerrado y yo, caliente.

Amores le envío, amores.

8:38 AM  
Blogger Nefastas said...

está en lo cierto.
lo de la depilación es algo en lo que una tiene que tener conducta...mi madre (más loca que yo) siempre me dijo, mirá si un día tenés un accidente, te caés , te pasa algo, y alguien te tiene que ayudar...y vos ahí llena de pelos, puede que no te miren....pero es un HORROR!!!
y bueno , me quedó y soy una enfermita de los pelos, NO LOS AGUANTO!!! y ando por la vida también depilándole las cejas a mis amigas, no puedo evitarlo...y cada vez que las veo, vienen a mí cabizbajas diciéndome "V no me retes, me hice pelota , perdoname" jajajaj, y yo no les digo nada, les doy directrices y las emparejo.
vos sos Cocó, y a mi me dicen Bright.
post genial!

9:23 AM  
Blogger Bea said...

Muy buen post! De estrenar ropa interior ni hablamos entonces, no?

10:03 AM  
Anonymous (confused) calandraca said...

sepa disculparme, charlotte: después de endilgarle ese cariñoso "chucky" en inefable post anterior, leo título de éste y no puedo evitar la asociación con "je suis le boogie man". usted es el boogie man, charlotte?

11:41 AM  
Blogger Martín Ludwig said...

Existe otra técnica: comprar siempre, porque sí, junto a los puchos, al jabón, a los chicles. Para no pensar en eso, por abundancia. Dejarlos luego en lugares estratégicos: en el baño, junto a la mesita de luz, en cada campera, debajo del sillón -cual chicle de adolescente. Las primeras citas siempre son algo complicadas y conviene tener a mano en cualquier sitio. Claro que lo que puede salir mal, sale mal: cada tanto sucede que uno no encuentrar ninguno (ya sea porque los "lugares estratégicos" se volvieron absurdos, ya sea porque no quedan más). Pero es posible sacarle provecho a esas situaciones: recuerdo una primera cita en la cual me quedé sin. Ella dijo: "¿vas a ir a comprar forros, o te pensás quedar toda la noche acabándome en la cara?" (sic). Levanté las cejas y sonreí, ilusionado. Y sí, por supuesto: a los dos minutos yo ya estaba en el ascensor descendiente, todavía abrochándome el jean.

(Ah, republicá el blog, que se subió mal y sólo se ven dos entradas.)

11:49 AM  
Blogger Charlotte said...

no al estrene de ropa interior, bea.
calie, don´t be confused... I AM the boogey girl, y siempre vuelvo por más.
qué inspiradora la frase de la señorita, martín. esas frases motivan verdaderamente a los hombres? no me conteste, claro, usted se tiró por el hueco del ascensor para llegar antes a planta baja.

1:16 PM  
Blogger chamemal said...

charm, una vez mas ud da completamente en el clavo.asi da gusto che!!!

la depilacao para mi es un tema que puede hacerme levantar los pantalones e irme súbitamente sin decir una palabra. en otras "te devuelvo el snorkel y pasame el machete" (sic). fucking sauvage. yo no sé que les pasa a las nuevas generaciones con la tira de cola... recuerdo la vez que me dijeron a modo de excusa "ay no nene, eso es para las muy peludas nomás" y que mi ceja tocó el techo del auto.

1:17 PM  
Anonymous Anonymous said...

1-Sos una idola, coomparto lo de la depilacion asidua, el lema de hasta hace unos años "siempre lista" me viene a la cabeza..
2-NO AL ESTRENE DE ROPA INTERIOR!!! Es completamente absurdo ya q es sabido q ese dia lo mas cerca de una cama q vas a estar va a ser para ir a dormir viendo "Duro de Domar"
3-Lo del paquetito de Prime me resulta familiar, x eso opto x yo no comprar y q sea responsabilidad de el, despues de todo, le tienen q hacer honor al mito del forro en la billetera!
Saludos
Lucila

2:12 PM  
Blogger Almirante Margarito said...

Una vez fui a la casa de la hija de un fabricante de forros. Me regaló un par de esas cajas grandes que hay en los kioskos. Esas en las que sacás una cajita y cae la siguiente de la pila y queda lista para el próximo cliente desesperado. Me tomé un bondi con la caja en la mano. Me divertía imaginar qué clase de prodigio supondrían los demás pasajeros que yo sería....

3:45 PM  
Blogger Charlotte said...

"Y eso fue allá por 1991 y todavía no llegué a consumir un cuarto de la caja" hubiese sido un cuento triste. Me acaba de inspirar con uno, maggie. ahora lo cuento.

3:49 PM  
Blogger Martín Ludwig said...

(Pero sobreviví a la caída.)

¿"Motivan a los hombres"? No sé, yo apenas si puedo hablar por mí, con dificultad soy un caso representativo de mí mismo.
Pero si me corren, respondería: sí, claro que "motivan a [todos] los hombres"; la diferencia es a qué.
Y si me corren más, diría la verdad: sí, me "motivó" que dijera aquello. Pero claro que la señorita me gustaba bastante, antes y después de esa emisión.

5:50 PM  
Anonymous Anonymous said...

una amiga mia dice: una se hace la canchera y se dice a si misma nunca mas lo veo...hasta que el señor llama y ahi se encuentra sentadita en un auto con risita nerviosa y la bombachita rojja metida en el ortix...

12:07 PM  
Anonymous chicadelmonton said...

(confused) calandraca, esa pregunta no se hace, usted "corrige" su escritura, tanto le importa el género? Si fuese usted mujer creo que no le cabría lugar a dudas, pero eso no es lo que importa sino que este blog es muy bueno.

6:36 AM  
Blogger Sebas said...

Dejeme decirle que la cabala de los Prime es muy conocida por todos los hombres. Es fija que si comprás preservativos no va a pasar nada.

3:11 PM  
Anonymous Anonymous said...

best regards, nice info film editing classes

2:25 PM  

Post a Comment

<< Home