Sunday, February 14, 2010

Sunday afternoon

Ahora hay viento y aunque el sol pegue fuerte el agua se te seca y estoy segura que la temperatura baja unos grados.
Nadamos abajo del agua.
Ahora, boca abajo me miro muy de cerca el brazo, casi tan de cerca que pierde sentido como casi todo cuando perdés la perspectiva. Los pelos diminutos, finitos y rubios que se levantan con el viento mientras se secan y la nariz pegada y el olor a cloro con un poco de protector solar con un dejo de coco. Y olor a sol en la piel. Nadamos abajo del agua de nuevo.
La nueva del jardín es que se llena de mariposas en un horario determinado y son mariposas desubicadas que se te posan sobre el libro o hasta en la mano. Las patas de las mariposas no están buenas, se te prenden a la piel y tenés que darles un tironcito si las agarrás de las alas para que se despeguen. Y si las agarrás de las alas tenés que tener cuidado de no volarles ese polvito (porque están impecablemente maquilladas de colores) que tienen en las alas. Porque parece que sin el polvito no vuelan.
Las muy coquetas.

Labels:

8 Comments:

Blogger laura said...

las muy putas

1:09 PM  
Anonymous Anonymous said...

Sensorial!

5:58 PM  
Anonymous Cosima said...

Hasta se huele esa temperatura estival.

5:20 AM  
Blogger Imosha! said...

Quiero eso!!!

6:54 AM  
Blogger Padma. said...

Necesito un poco de mariposas sobre miiiiii

8:51 AM  
Blogger La Peor de Todas said...

jaja buen punto.

10:25 AM  
Anonymous Anonymous said...

Gracias, necesitaba un chapuzón...y estudiarte estudiándote los brazos dorados...bai de suiminpúl.
ENE

5:12 PM  
Blogger Roedor said...

Y pensar que hay gente que dice muy segura de sí misma que el verano no inspira pensamientos profundos...

Ignorantes.

5:58 PM  

Post a Comment

<< Home