Thursday, November 24, 2011

We´re going to save the world tonight


-¿Comemos por ahí? No quiero cocinar ni comer sola.

Dice que sí y en menos de dos minutos me confirma que va a estar en camino.
-Te recibo de shoginette, sabelo.

Al final cocino.

Cuando la veo tan chiquita, recuperándose de una poda anterior que la había convertido en capresse me compadezco y salgo a buscar "de la comprada" al chino de la vuelta. Un pesto es algo demasiado agresivo para una albahaca, me temo.
Pico.

Al rato tengo un pesto. Aplasto un ajo pero no se lo pico adentro, apenas si lo dejo flotando en el aceite de oliva para que perfume.

-¿Te lo bancás?
A veces inclusive los hombres son sensibles con estas cosas. Ahora se pregunta, como el ¿Se puede fumar acá?

-No hay pesto que se precie que no tenga ajo.

O algo así me dice. Entonces aplasto con confianza. Busco nueces y almendras pero no encuentro. Camote me enseñó a rayarle un poco de limón. Cocino las pastas, corto pedacitos de tomate y muzarella. Mi planta de albahaca está ahí, creciendo.Intacta.

Y yo me creo de lo más misericordioso de la cocina casera.

Labels:

1 Comments:

Blogger Paula said...

Me pasa lo mismo cada vez que pienso en hacer pesto!!!! La mía se está recuperando de un pesto violento de hace unos 15 días...

6:59 AM  

Post a Comment

<< Home