Tuesday, April 07, 2009

Trippy


El señor del A4 gris me mira haciéndose el canchero y hasta me hace una carita pero ni se inmuta con mi delicada situación. 9 bolsas de Carrefour y dos manos. Nada lo conmueve; ni mi cara de agobio, ni mis tetas a solo unos días que me venga ni lo pesadas que parecen las bolsas. ¿Hasta cúando les voy a seguir diciendo "Señor" a los cuarentones?
A veces logro convertir las experiencias más tediosas en eventos memorables, viajes casi lisérgicos. Vuelvo con una compra de lo más exótica después de haberme encontrado por 4 minutos detenida frente a una Acuafresh que me entusiasma por las rayitas, comprando cepillos de dientes psicodélicos o meditando acerca de las bondades del algodón “en pan” versus las bolitas que son como ovejitas miniatura, como los conejitos que vomitaban en ese cuento de Cortázar.
Compro por ejemplo fósforos La Ranchera. Calidad de primera dice el slogan. Me parecen paquetísimos. Todo un cambio versus los clásicos Patitos o Fragata. Eso, la pequeña rebeldía diaria. El principio del resto de mi vida. No compro más Patitos naranjas. Se acabó. Lo único es que las cabezas son negras así que la sensación es de una gran caja de fosforitos usados. Odio la costumbre esa de los que vuelven a guardar los fósforos quemados. Cosa de vieja, algo que haría mi abuela.
Lamparitas. Sin distinción de voltaje. Meto y meto en el chango solo concluyendo que 40 es más tenue que 100 y decidiendo que 100 van en el baño para verte primero que nadie las imperfecciones antes de salir a la calle y 40 van abajo, en la lámpara del living con las pantashitas que le pedimos al pibe que hace las de El Alan Faena. Abajo donde te tomás un VT, hacés un strip o les cocinás a las nenas. Abajo todo in the mood, hasta para el mate.
Y reservas de atún. Casi de posguerra. Tantas que temo ser buscada por los defensores de los delfines. Porque resulta que los pobres delfines quedan atrapados en las redes de los atunes. Y por ende, es completamente unfriendly esto de comer atún. Save the dolphins. Save the whales. Eso. Yo tenía un colgante con la cola de una ballena, una ballena franca Australis. Había ido a Puerto Madryn, me había entusiasmado con un tal Pancho Villa que nos subía a un chinchorro en pleno octubre y juré a los 8 minutos que era de Greenpeace. La cadenita esa por la que Rod Stewart preguntó en el VIP de Le Club (¿eran palmeras doradas lo que había por todos lados?) “What´s that?” Y V lo terminó de confundir.
-The Tail of a whale. Save the whales. It´s from Puerto Madryn. Where the wales go and have babies.
-Have babies? preguntó Rod.
-Mate, V, mate.
Y ante su mirada atónita se la intercambiamos por su arito de oro If you think I´m sexy. Y que ni tanto.

12 Comments:

Anonymous Marcos said...

Nos casamos?
Necesito toda una vida de ir al super con vos.

8:41 AM  
Anonymous Juan said...

No creo que me anime a cambiar los fragata por nada en el mundo. Me da pánico, es como viajar al pasado y cambiar algo. Igual ahora las cocinas se prenden solas, por lo que Fragata debe estar en problemas.
Rod es lo más. Le Club no me gustó nunca.

9:15 AM  
Blogger Charlotte said...

Condenados a una vida yendo al super? Reflexionemos.

No descarto volver a los fragata, ojota, fue un acto rebelde nomás. La costumbre se impone. HArd habits to break. Yo a Le Club iba en época de kilts, escolar. Nos hacía entrar el hermano de una amiga.

9:30 AM  
Anonymous Anonymous said...

Welcome back, Sharlot!!! Extrañaba sus escritos con "peps"...Y si, ya nos hemos comentado mutuamente las palmeretas dorée Leclúbicas (...recuerda? mechadito entre los Mickey's) Y con Rod....chapeau a su amiga V. esnobeando desde lo mas alto!! Un auténtico macho metrosexual, antes de que el término sirviera pa' que se escondan todos estos balas posmo...Le gano el arete a Roderick? mmmm....voy a tener que replantear mi membresía...los encandilantes reflectores de la fama empiezan a apuntar a su amiga V...

Fielmente susho...

Sh.F.Clú (por ahora)

9:46 AM  
Blogger Charlotte said...

Et Tu, Brute.
Vamos por partes, lindura.
A) Cuándo discutimos acerca de las palm trees? tengo vagos recuerdos...
B) Su amor por mí for a shining band of gold? Qué fea traición. Repito. Et tu Brute. Horrible. No cuenta que la colita de bashena era mía?

9:52 AM  
Anonymous Anonymous said...

....so, por partes le contesto, Corasssónnn:
A) Veo que no solo los recuerdos son vagos, repase post "Mickey's" (de hecho, "mi primera vez" chez vous; como olvidarlo?)
B)Ní shì, Cleopatra. En nuestro mundo donde todo es imagen & fama, no puedo menos que correr tras los reflectores dejando de lado cualquier sentimiento. Dicho esto, la balanza podría inclinarse nuevamente, teniendo en cuenta el tema de su colita, de la ballena, claro.

Respetuosamente susho,

Sh.F.Clú

10:32 AM  
Anonymous CHARLOTTERO said...

De los RANCHERA "vintage" no se vuelve nunca más. Esos trippies son lo más...Lo sorprenden a uno haciendo las más fantásticas asociaciones con "cosas" dentro de la memoria.

10:57 AM  
Blogger Charlotte said...

A) Perfecto. Acabo de releer nuestro debate.
B) No hard feelings entonces.

Ah, sí, Charlottero, mi mente opera en extrañas asociaciones.

11:30 AM  
Blogger Protervo said...

lindisimo.

12:09 PM  
Blogger Maggie said...

me mata el modelo de Rod.
parece un gitano escocés de vacaciones en Benidorm. Sort of.

saludos,

12:17 AM  
Blogger dcs said...

En la fotinho Rod se parece al amiguete de Hugh Grant en Notting Hill (Rhys algo?), mirandose en slip en el espejo y diciendo "uh, not so bad... not so bad".

7:33 AM  
Anonymous Anonymous said...

Me hice el tatuaje q llevo en el hombro derecho cuando volviste de tu viaje a Puerto Madryn, a mis 18 años creo, jajajaja

3:33 PM  

Post a Comment

<< Home