Sunday, January 22, 2006

El último dandy

Chelo nos cita en su casa. Chelo es el último dandy- de los pocos tipos en Buenos Aires a los que podés llamar con dos horas de preaviso y pedirle que te acompañe a una fiesta de smoking. Sólo tiene que hacer dos movidas: sacar su smoking del enorme walk-in closet y buscar los gemelos.
Nos recibe en su casa y nos ofrece algo para tomar. Siempre hay de todo, desde cerveza japonesa hasta sidra en mini botella. Nos muestra su última adquisición: un poncho del norte de más de 150 años que perteneció a algún cacique. En las parédes hay pintores argentinos y uruguayos, lo que parece ser una carbonilla de una de las bailarinas de Degas (no me atrevo a preguntar si es auténtica, temo pecar de rubia) y en el pasillo un poster orignal de Blow Up de Antonioni.
Chelo nos sube a su auto y nos lleva a comer. Elige Miramar, un bodegón el San Juan y Sarandí donde pedimos una tortilla de papas bien babé con chorizo colorado, una centolla y unas sardinas grillé. Chelo casi muere de un infarto cuando ve la mayonesa que decoraba el plato de centolla, en su universo esas cosas no pueden suceder. Antes de pedir el vino nos consulta, aún sabiendo que nadie puede elegir un vino como el. Decirle "cualquiera, me da lo mismo..." es la mayor ofensa. Con esa frase puede llegar a levantarse. Escuchamos sus opciones de Finca La Linda y optamos por un blanco que nos sirve con cuidado en copas que hace pedir especialmente. Las del lugar son petisas y de vidrio grueso. Chelo puede manejarse sin problemas con las bandejas de aluminio, los saleros y escarbadientes, las paneras de plástico y las botellas en la mesa, pero simplemente necesita unas buenas copas.
Rematamos todo con un budín de pan y un café intomable; esos cafés que son malos a propósito y con ganas, solo para que las sobremesas no se extiendan demasiado.
Saliendo del lugar va preparando su habano. Cuando llegamos al Faena, corta la punta con cuidado y se lo mete en la boca. Cada tanto lo saca y juega con el un poco usando tres dedos. Mi anisedad no lo resíste. "Y, nene...no lo prendees? Qué onda?". Tenemos solo unos quince minutos hasta que arranque el show y parece que un cubano se merece mucho más tiempo que eso.

7 Comments:

Blogger Hijo del Vecino said...

continuara.......?
Usted le da el toque sutil que necesita esa tortilla con chorizo colorado. Siempre un placer saludarla.

1:01 PM  
Blogger Charlotte said...

No, no. No continúa. No se puede seguir comiendo de esa manera. Saludos. cómo está Portugal (?). Ya me perdí con esos viajes...

2:36 PM  
Anonymous Tricula said...

Como siempre, de momentos sencillos hace una divertida lectura. Gracias por alegrarme las horas de ocio!

3:35 AM  
Blogger PAblo.- said...

Tengo sentimientos encontrados sobre el Faena, me parece que se las da más de lo que es. Bah, un proyecto demorado varias veces, con un diseño Stark noventas inaugurado en este milenio, muy agradable sí, pero hay algo que no me termina de cerrar... Veo que sos cuasi abonada, no? Ah, y me cayó muy bien Chelo, tenés la habilidad de describir a la gente de tal modo que se hace carne muy fácilmente.
Saludos.

11:29 AM  
Blogger promqueen said...

q edad tiene chelo?

2:19 PM  
Blogger Charlotte said...

cuarenta y algo...

2:38 PM  
Anonymous Anonymous said...

What a great site Sony+pcs-1p+video+conferencing+unit Ki toy nude Weight loss after weight gain from effexor

3:21 AM  

Post a Comment

<< Home