Tuesday, March 31, 2009

La peste

El Pulpo me llama convencido de que tiene dengue.
-Muqui, tengo dengue nomás eh.
-¿Qué decís, imbécil?
-Cansancio generalizado, desgano, dolor de cabeza, Palermo, mosquitos. Dos más dos dengue, muqui.
-Sos un tarado.
Pienso que yo también podría tener dengue, pero no. Tengo un resfrío contagiado que me va a durar unos días. Y la garganta tomada. Y una musculosa de un gris perfecto que concluyo que me queda de lo más bien pero no va a contribuir a mejorarme la garganta. Muy expuesta estoy. Demasiado.
En el otro Palermo:
-¿Y vos cómo estás?
-Medio en carne viva. Como Billy Jean.
-¿Billy Jean?
-No, sorry. Michael Jackson, eso, como la nariz de Michael Jackson.

Monday, March 30, 2009

Uno

Quiero que me entre un mail para que el tuyo no sea el último de la casilla, el último que entonces es el que aparece primero. Un mail de esos que no haya que borrar y pueda dejarlo. O varios. Para que vayan haciendo bulto ahí hasta que se pase de página. 1 - 50 of 725 y ya no se vea. Pero es cuestión de tiempo. Ya sé.

Thursday, March 26, 2009

Hoy así


Con puchero, de dale, vení a la hamaca que estoy aburrida. Mirá la cara que te pongo sino.

Tuesday, March 24, 2009

Mis pequeñas esclavitudes

Cuando me quedaba a dormir en lo de mis abuelos maternos, los polacos –los otros tenían más nietos y otros más preferidos que yo que ocupaban lugar y tiempo- mi abuela se encargaba de juntar agua de lluvia en un balde (que no tenía que ser de plástico) y me la acercaba a la bañadera cuando estaba por enjuagarme el pelo y me la tiraba despacio con una taza “para que te quede bien brilloso”. El agua de lluvia estaba fría y entonces se ocupaba de recordarme que “era para el brillo”, que no me queje, que “lo lindo que te va a quedar ese pelo rubio”. Y con eso creo que aprendí que la belleza implicaría algunos sacrificios.
Mi mamá, por su lado, usaba el pelo cortísimo a la garçon como Mia Farrow en Rosemary´s Baby cuando era la mujer de Sinatra (seguramente en rebeldía a mi abuela) así que no necesitaba agua de lluvia en el última enjuague. Pero cuando salía del baño y se sentaba envuelta en una toalla desnuda en su cama, agarraba dos o tres gotas de aceite de almendras y se lo pasaba por los codos, las rodillas y los pies. “Para que la piel te quede suavecita, los codos ásperos son horribles” y levantaba la palma de una mano para que yo me acercase a oler las almendras. Yo apoyaba una nariz diminuta contra la palma de su mano y respiraba hondo. Almendras. Confirmado. Y codos suavecitos.
Mi viejo, que me heredó el vicio de la Dermaglós en la cara que en mi más tiernísima infancia era la Nivea azul en latita, le agarraba las manos a mi mamá y decía que no había nada más lindo que una mina con manos bien cuidadas y uñas pintadas. Todavía hoy me las agarra y comenta lo mucho que le gusta mi color de esmalte. Después baja la vista y se ríe.
-Qué suerte que heredaste los pies de tu madre y no los míos.
Lo bueno de los hijos es que querés que sean 100 veces mejor que vos, dice otras veces.
Ahora nadie me junta agua de lluvia pero me torturo apenitas con un chorro de agua helada en el último enjuague que seguramente no haga nada por el brillo más que recordarme la temperatura del agua que caía de la taza y después de pintarme las uñas con una precisión que todas mis amigas envidian me pongo unas gotas de aceite Johnson´s de bebé en los codos, las rodillas y los pies mientras me encargo de testear que estén suavecitos porque los codos ásperos son feos.

Labels: ,

Friday, March 20, 2009

Back to black


En el taxi suena la 2 x 4 que a veces, nieta de un gran tanguero y todo, es más de lo que puedo aguantar tan temprano a la mañana. Entonces me concentro y ensayo posibles looks para el otoño, para el invierno. Pienso en unas botas bajas de caña alta. Veo los escoceses en las vidrieras de Santa Fe y me aterra un poco pensar que cuando menos lo imagine voy a estar de nuevo con una kilt puesta. ¿Qué más? ¿Unos bloomers abajo para que no se vea la bombacha, un blazer azul con escudo y badges de Prefect y Academics Vice Captain?
¿Será así que todo vuelve nomás?

Labels:

Monday, March 16, 2009

O estrellada, claro...

The Fine Art of Mating II

Mi pava es de esas que chillan cuando hierven, algo así como un orgasmo, pero esta finge y chilla antes de tiempo entonces termino por no creerle nada (como Pedro y el Lobo) y me paso, casi siempre.
El tema con el agua y el hervor ¿es que no tiene que hervir para nada o puede hervir y mientras se la deje enfriar cumple la función?

Friday, March 13, 2009

There are worse things I could do

A fact I'll bet you never knew.

video



*Master Tric who played the trick. Y el resto el Absolut Pears.

Labels:

Wednesday, March 11, 2009

So not me

“…and she liked to read the cookbook and the food columns and always be trying something new. He said she had no imagination, following recipes with her glasses on and measuring the seasonings and timing everything: cooking was a lively art and she made it academic and lifeless”.
The Group, by Mary McCarthy, p.83. Signet, 1954.

Porque yo tiro así, a ojo. Puedo predecir si va a quedar bien o no. Ya de antemano me imagino el sabor. ¿Más pimienta; 1 litro de caldo para el risotto? Ni idea, que hierva ahí al ladito y agregarlo con cucharón hasta que se hagan mini cráteres como los agujeritos que hacen las almejas al lado de la arena. Ahí otra cuharada. Después se ve.

Labels:

Tuesday, March 10, 2009

Urgida


Ok. A veces un corte de pelo te vendría bien y otras lo necesitás. Así como hacer pis a la mañana, coger, la Dermaglós en la cartera o algo para leer en la sala de espera. Me urge. Y me urge en forma de flequillo de coté.
Porque siempre se vuelve al primer amor.
Finito babé como el de Reese, salvo que mi flequillo decanta para el otro lado. Cae de derecha a izquierda. Y este no es dato menor, ojota.

Monday, March 09, 2009

Hiper

En la sesión con Sr. Transferencia hago un repentino giro de cabeza y miro a mi derecha en plena oración. Interrumpo todo. Cualquiera hubiese dicho que cayó una granada de mano ahí al ladito, un ladrillo de un edificio en obra, o al menos una piña de un árbol. Pero no. Era la hojita de un ficus que hizo un ruidito minúsculo contra el parquet y que sin embargo noté tanto como para interrumpirme.
Sr. Transferencia la vio caer -yo la tenía de espaldas- y se sorprendió con mi reacción.
-¿La viste?
-No, la escuché.
-Dios mío, qué niveles de control.
Una hojita seca diminuta. Hiper registro. A veces me doy un poco de miedo.
Cuando salgo, en el 111 una señora tiene un perfume tan fuerte y dulce que tengo que hundir la nariz en mi libro que es viejo y por lo tanto huele a viejo y me distrae el olfato. Cuando entra aire fresco por la ventana y me ilusiono con que nos va a aliviar, lo único que hace es barrerme el olor de la señora encima, más olor y más fuerte. No lo aguanto y me cambio de asiento.

Labels: ,

Friday, March 06, 2009

Así dicen mis amigas

Pensamos siempre en tomar un geriátrico por sorpresa e instalarnos a enevejecer juntas. A veces creo que estamos mucho más cerca de otras instituciones.
Así los temas con las nenas.
-¿Cómo viene la crisis?
-Nosotros bajamos las ventas un 30% comparado al mismo período del año pasado. Todo lo que sea indumentaria y textil en el horno. Desastre. Y ahora esta medida anti dumping…
-Lo que yo digo es que siempre hay alguien que en estos tiempos que la está levantando con pala.
-Man, ¿Alguien vio lo de Michael Jackson? Se está quedando sin piel aparte de desteñido. Otra que Thriller. Ya ni maquillarlo necesitan.
-Pánico.
-Boluda, entendés que no puedo sacar una mancha de Coca Cola de una remera y el pibe pasa de negro mota a blanco. Rarísimo.
-Parece que ahora hace 50 shows por 102 millones de Euros.
-Vos preguntabas quién la levantaba en pala? Maikel.
-Yo sostengo que de repente cualquiera con más de 10 años de matrimonio porta una concha con coiffeur ochentosa. Hay que trabajar ese tema. No da.
-Mostrame.
-Ni en pedo. Te muestro así por encima de la bombacha.
-Yo ya dije que la concha ochentosa no da ni un poco.
-Y ni te cuento si volvés al mercado. Es como que te das cuenta solita que no da, la empezás a rechazar. Es como el jean con tiro alto o el nevado. Te dás cuenta sola. Ahora, idealmente, la idea es que lo hagas antes de exponerte.
-Tuve turno con la estilista.
-¿Peluquera?
-Estilista. Es la que asesora a Flor de la V ponele.
-¿Con el pelo?
-Claro.
-¿Y te sentíste contenida?
-No sé si buscaba contención en la peluquería, pero bueno, bien. Lacio con flequillo.

Interrumpen Segundito y la Morocha, un maltés blanco y una pincher diminuta que llegó de invitada. Los chicos se conocen hace un tiempo y como Segundito adolece se volvieron muy adeptos de los movimientos pélvicos nonstop. La morocha corre más rápido que una chita y Segundito la sigue frenéticamente.
-Che, ¿podrán ir a coger afuera los perritos?

Labels:

Thursday, March 05, 2009

Cinderella



K trae de vuelta una bolsita con dos regalos. Una caja de esos tés que a mi me enloquecen y que preparo en mi tetera china made in china bought in Chinatown (que al final puede llegar a ser industria paraguaya y who knows y do we care) y una suerte de zapatillas de cristal de Cenicienta pero en 100% PVC o plástico o algún material blando, traslúcido, transparente y a prueba de agua y probablmente muy antiecológicos. Son como la miminez total. Y cuando digo “qué mimino” digo esa cruza entre que amor, qué divino, que chiquito, que piecitos amorosos me hacen que dan ganas de bailar. Si fuese japonesa sería una reina. Como viene la mano, tintorera. Y ahí ando por la vida en un día de lluvia como ayer en mis super slippers cinderella de cristal a todo riesgo de que el taxi se me convierta en calabaza y el príncipe azul no me reconozca y me pase de largo.

Labels: ,

Wednesday, March 04, 2009

Un mundo de sensaciones, Sandro


No tengo paraguas. Pierdo uno por lluvia.
Tengo el pelo agarrado en un rodete porque la humedad simplemente no da. Lo agarré con un palito de sushi un poquito más elegante que los habituales (es decir, laqueado y pintado con motivos de maripositas) porque los de madera te tiran y enganchan.
Tengo la contraseña para una fiesta super secreta el sábado y temo llegar a la puerta y olvidármela.
Tengo una cucaracha en casa que traté de matar pero nunca encontré. Habeas corpus, eso pienso pedir para mi cucaracha. Me atormenta la idea de abrir un cajón y encontrarla patas arriba, aún con vida y dispuesta a vengarse. Anoche, el intento de asesinato lo hice con F online.
-Please, quedate online.
Ella oyó los gritos.
-¿No saldrán del agujero ese de los caños?
Ella supo desparramar el terror.

Labels:

Monday, March 02, 2009

YO (2009)

Tengo un libro a mitad de camino que no se sabe si es una novela o qué. Empieza triste y no sé si termina mejor y da un poco de miedo porque tiene bastante de mi vida metida ahí adentro.
Hago reír a mis amigos y me encanta cuando me lo dicen. Ay, nena, me hacés reír.
Soy una impaciente de mierda, tolerancia cero.
Soy torpe. Tiro cosas, vuelco copas, rompo vasos.
Me la pasaría cogiendo una tarde de lluvia como ayer sin necesidad de salir de casa para nada de nada. A puro edredón y delivery sé sobrevivir.
Soy buena mina, creo. Antes me parecía inocuo, hoy creo que suma.
Dormía boca abajo y me dolía la espalda por las tetas. Ahora de costado y con miedo a arrugarme por la posición.
Sufro si pienso que se van a olvidar de mí.
Manejo todo lo bien que una mina puede manejar. Ojo que la luché pero ahora ya lo asumo y no me molesta nada. Porque hay cosas que las hago como nadie. Una de cal y una de arena. De eso se trata.
Me doy cuenta si un libro me va a gustar después de las 2 primeras páginas. A veces me equivoco pero nada me gusta más que un buen comienzo.
No paro antes de los 80 nudos; me mando y después me banco el crash landing.
Compro en el chino de la vuelta porque no aguanto las colas del Disco.
Hago lo que hay que hacer con mi viejo, si hago de más siento que me demandan y fagocitan (aunque lo haya decidido solita) y si hago de menos termino indefectiblemente con culpa. Siempre mal negocio.
Soy mala negociando. Muy.
Me gustan los besos en el cuello, los abrazos y los mordiscos en la espalda no necesariamente en ese orden.
Quiero una casa más grande pero me da pánico no encontrar una tan linda como la mía.
Sufro de brotes de vergüenza ajena incontrolables como si todas las pelotudeces que se dicen en una mesa reflejasen exclusivamente sobre mí; aún cuando no salen de mi boca. Sr. Transferencia me hizo concluir solita que es otro aspecto del narcisismo. Narcisismo con un twist. Estuve de acuerdo.
Me relajo con el primer vodka tonic. Con el segundo soy un chow.
Tengo una memoria asquerosa que te deja a dos milímetros del resentimiento si no la manejás.
Cuando quiero, quiero en serio.
Soy una enfermita del control. Me da miedo la velocidad si no manejo y yo y que Hernán no mire para adelante cuando volvemos en la lancha. Yo te escucho, vos mirá para adelante que me pongo mal. Después de 20 años de amistad me la sigue remando.
Lloro; lloro fácil y atajo lágrimas con dos dedos.
Creo que todo pasa. Tarde o temprano. A veces más tarde que temprano pero pasa.